La divinidad de JesuCristo

Al hablar de la divinidad de Jesucristo, lo que tratamos de demostrar es que Jesús fue Dios en carne. Dios se manifestó en la carne, sin dejar su omnipresencia, 1 Timoteo 3:16. Dios tiene Palabra, Salmo 33:6. La Palabra de Dios es Dios, Juan 1:1 y el Verbo se hizo carne, Juan 1:14. Es decir el Verbo de Dios, JesuCristo, es Dios.

Tenemos entonces que Dios es Palabra y Espíritu (Juan 4:24), y ese Espíritu tiene Palabra, la Palabra de Dios, el Verbo se hizo carne. Ese es JesuCristo.

Nuestra fe descansa en que JesuCristo fue Dios en carne. No un hombre extraordinario, no un profeta maravilloso, sino Dios en la carne.

Los católicos piensan en tres personas separadas, los pentecostales unidos piensan que Jehová mismo bajó aquí a la tierra y se encarnó en Jesús, los Testigos de Jehová piensan que Jesús era el arcángel Miguel que tomó cuerpo humano como hijo de Dios. Nosotros creemos que Jesús es el Verbo que se manifestó en carne, Jesús es la manifestación de Dios, el resplandor de su gloria, Hebreos 1:3; y la imagen expresa de su sustancia, es decir, la misma sustancia de Dios.

Algunas personas dirán que Jesús mismo no dijo que era Dios, que él nunca se confesó como Dios, que esto no fue parte del mensaje que predicó. Eso es verdad, pero él sí mostró que era Dios.

Miremos lo que Jesús mismo dijo respecto a su divinidad:

  1. El dijo que era el dueño de todo

Él dijo que enviaría sus ángeles en Mateo 13:41, pero ellos son expuestos como los ángeles de Dios en Lucas 12:8-9. Podríamos decir entonces que aquello que es de Dios es de su Palabra también, Juan 3:35, no que no fueran de él (Colosenses 1:16), sino que le eran entregadas en su situación o posición de carne. Aun en la carne, Cristo era el dueño de todas las cosas.

  1. Él dijo que podía hacer todo en lo espiritual

En Marco 2:5-7, él perdona pecados y nadie puede perdonar pecados, solo Dios. Y él muestra con hechos que lo podía hacer, 2:8-12. Eso significa que espiritualmente Jesús puede hacer las mismas cosas que el Padre puede. Por ejemplo, solo Jehová salva, Isaías 43:11, pero Jesús salva también, Juan 12:47.

Y también en todo lo material, Jehová es Todopoderoso, Génesis 17:1. Y él entrega al Hijo en cuerpo glorificado ese poder, Mateo 28:11. Jesús tiene el poder de dar la vida, Juan 5:21, este es un poder que solo tiene Dios, 1 Samuel 2:6.

  1. El dijo que conocía todas las cosas.

Solo el Padre conoce todas las cosas, Salmo 139, Romanos 11:33-36. En Mateo 11:25-27 se evidencia que el Padre le entregó todo conocimiento, Juan 2:25. Aunque parece que como hombre no conocía algunas cosas, Lucas 8:45-47, Marcos 9:21, Marco 13:32, esto tendría que ver con las limitaciones que él mismo tomó cuando se despojó de ciertas cualidades divinas entre tanto estuvo en el cuerpo, Filipenses 2:6-7. Como Dios, él conocía todas las cosas, pero como hombre no. Por ejemplo, Dios no se cansa, ni duerme, Salmo 121:3-4, pero Jesús como hombre se cansaba, Juan 4:6; como hombre fue tentado, Mateo 4:1, Dios no puede ser tentado, Santiago 1:13. Como Dios él sabe todas las cosas, como hombre no sabía todo.

  1. Él dijo que tenía una relación con el Padre

Jehová es uno, Deuteronomio 6:4. En su relación con el Padre, él dice que es uno con el Padre, Juan 10:30. Que  aquel que lo conoce a él, conoce al Padre, Juan 14:7-9.

  1. Él reconoce su preexistencia, Juan 8:56-59.

Le querían apredear pues era anterior a Abraham.

  1. Él habló de su omnipresencia

Solo Dios es omnipresente, Deuteronomio 4:39; Isaías 66:1. Jesús le dijo a Nicodemo que él era omnipresente, Juan 3:13. Jesús dijo “Yo soy” en Juan 8:24 y en ese pasaje él muestra que es uno con el Padre, Juan 8:27.

  1. Jesús acepta que le llamen Dios e Hijo de Dios

Jesús aceptó la declaración de deidad, Juan 20:28. Él podía decirle a Tomás que no le dijera nada, que no lo llamara Dios, pero no hizo nada. Jesús usa la expresión Hijo de Dios, lo que lo hace igual a Dios, Juan 5:18.

No tenemos más que decir Jesús es la Palabra, el Verbo, de Dios manifestada en carne, Jesús es el resplandor de la gloria de Dios, Jesús es la sustancia de Dios, Jesús es el dueño de todo, Jesús es omnipresente, Jesús es omnisciente, Jesús es Dios mismo, uno con el Padre.